Mantenimiento de piscinas en invierno

Desafortunadamente, las responsabilidades de ser propietario de una piscina no terminan cuando lo hace la temporada de baño. Es importante seguir cuidando su piscina durante la temporada baja (otoño, invierno y principios de primavera) para asegurar una apertura exitosa y limpia.

  1. Agregue un alguicida de invierno.

Utilice un alguicida (preventivo), a ser posible uno que permanezca en el agua durante un largo tiempo.

El último día de funcionamiento, añada dicho producto al agua y haga funcionar la bomba durante 24 horas para que circule completamente. A continuación, apague el sistema de circulación para el invierno. Al mantener el elemento verde alejado el mayor tiempo posible, la puesta en marcha de la piscina será mucho más fácil.

  1. Revise su sistema para prevenir la congelación.

A medida que se acerca el invierno y usted planea cerrar la piscina, recuerde revisar sus tuberías y partes motorizadas. Vacíe el agua de la bomba y el filtro. Es recomendable el drenaje de agua de 4 a 6 pulgadas por debajo del skimmer de la piscina, en el caso de ser filtrado por skimmer claro.

A medida que las temperaturas comienzan a bajar a niveles de congelación, cualquier exceso de agua en estas partes puede congelarse. Si eso sucede, las tuberías pueden agrietarse, lo que puede costar mucho dinero a largo plazo.

Recuerde también remover completamente el agua que se haya acumulado encima de la cubierta de su piscina para evitar que se congele. Puedes utilizar para ello:

Shop-Vac 5989300 5-Gallon 4.5 Peak HP Stainless Steel Wet Dry Vacuum

WAYNE CDU980E 3/4 HP Submersible Cast Iron and Stainless Steel Sump Pump With Integrated Vertical Float Switch

  1. Mantenga limpia la cubierta de su piscina durante todo el invierno.

Debe tener una cubierta de invierno para su piscina. Una piscina sucia pero cubierta de forma segura es mejor que una piscina limpia y brillante pero descubierta en cualquier momento. Si es posible, mantenga el nivel del agua donde se supone que debe estar, y las bombas funcionando.

  1. Asegúrese de agregar cloro y alguicida a su piscina durante el invierno.

Sin embargo, no agregue demasiado cloro. Si el nivel de cloro es demasiado alto durante el invierno, puede blanquear el revestimiento.

Tan pronto como el agua se descongele en la primavera, abra una esquina de la cubierta y agregue cloro líquido a la piscina. Puede hacerlo usted mismo o contratarnos a nosotros para que lo hagamos por usted (contacte aquí). Este es el paso más importante:

Una vez su piscina esté abierta, aspire los desechos para ayudar a eliminarlos del fondo de la piscina. Si intenta aspirar el sedimento del fondo de la piscina y lo hace pasar a través del sistema de filtros, puede que encuentre que el sedimento es tan fino que pasa a través del filtro. Si su piscina está verde como una sopa de guisantes en primavera, añada más cloro líquido, deje que el filtro haga su trabajo y controle el progreso. Sea paciente. Si usted no ve el progreso en varias horas, dosis repetidas de cloro y alguicida pueden estar en orden, y su piscina puede beneficiarse de una sesión extra de vacío.

  1. Revise su cubierta de seguridad para asegurarse de que esté bien ajustada.

Tener agua limpia y clara en la primavera le hace la vida mucho más fácil. Un elemento clave para conseguirlo es una cubierta de seguridad bien ajustada. Si la cubierta de su piscina no encaja, es una invitación para que la suciedad, los escombros e incluso los animales pequeños se introduzcan en su interior.

  1. Preste atención al clima.

Si el otoño ha sido suave y cálido, es una buena idea revisar la piscina y agregar más cloro y alguicida justo antes de la estación más fría.

Si han habido fuertes lluvias en otoño y usa para su piscina una cubierta de malla, la mayor parte de los productos químicos para el invierno que usa pueden diluirse. Luego, justo antes de que llegue la primera helada, cargue los productos químicos para ayudar a asegurar que el agua llegue a la primavera sin que florezcan las algas.

  1. Usar productos químicos enzimáticos para descomponer la contaminación orgánica no viva.

El uso de un producto enzimático durante la temporada baja (incluso vertido a través de una cubierta de malla cuando el agua no está congelada) ayudará a descomponer la contaminación orgánica no viva que inevitablemente llegará a su piscina durante el invierno. Parte de esta contaminación incluye excrementos de pájaros, polen, o incluso contaminantes de los bañistas que han quedado de la temporada de su piscina.

Dicho producto fuera de temporada ayudará a prevenir el anillo de la línea de flotación que puede ocurrir durante el invierno, lo que normalmente requeriría mucho fregado y limpiado en la primavera.

  1. Mantenga su cubierta de invierno sobre el suelo libre de escombros.

Si se acumulan hojas, palos y otras porquerías en la cubierta de su piscina durante el invierno, puede terminar con un estofado desagradable de agua estancada, muy complicado de quitar y que a menudo traspasa al fondo de la piscina.

El uso de una almohada de aire conectada a la cubierta en el centro de la piscina no sólo protege la piscina de los daños causados por la nieve y el hielo, sino que también dispersa el agua y los residuos a los lados de la piscina, lo que facilita la limpieza. Lo ideal es que habite algo de agua en la superficie de la cubierta para protegerla de los vientos y estabilizarla, libre de residuos por supuesto.

  1. Mantenga un ojo en su cubierta de invierno sobre el nivel del agua durante toda la temporada.

Revise periódicamente el cable de la cubierta para asegurarse de que esté apretado. Si el cable se afloja, la cubierta podría empezar a deslizarse en la piscina.

  1.  Proteger el agua y abrir temprano.

Use un producto de desinfección en el agua que tenga algunas propiedades biocidas para retardar o prevenir el crecimiento de microorganismos. Los principios que usted sigue en el verano también se aplican al invierno. Si puede mantener los niveles adecuados de desinfectante de pH en todo momento, el cuidado de la piscina será más fácil.
El desafío en ambientes fríos es que el agua no circula, la piscina está cubierta y un desinfectante típico como el cloro se degrada y desaparece durante el largo invierno. Esta es la razón por la que muchos productos de desinfección incluyen alguicidas que son estables y permanecerán en el agua por períodos prolongados de tiempo. La mayoría de los alguicidas sobrevivirán el invierno y retrasarán o detendrán el crecimiento de algas; algunos de estos productos pueden incluso retrasar el crecimiento bacteriano.

Además, abra la piscina antes de que el agua se caliente demasiado. Si espera hasta más tarde en la primavera para abrir la piscina, es probable que haya más algas creciendo en la misma.